Valla exterior de madera

Las vallas sirven para delimitar y asegurar la parcela, además de ser el complemento perfecto para un jardín bien cuidado. Da igual qué tipo de valla tengas: una clásica celosía, una valla rústica de tablas o una valla de estacas. Debes asegurarte de que los elementos sean de una madera especialmente resistente a la intemperie y que se encuentren a una distancia de al menos 5 cm del suelo. Además, los postes deben protegerse contra la humedad, que puede acelerar la putrefacción, con anclajes de hormigón, cimientos atornillados o manguitos de impacto.

1. Planificación y preparación

Antes de nada, piensa bien qué valla eliges porque, además de las propiedades deseadas (por ej., impedir que niños y animales entren o salgan, barreras ópticas, protección contra el viento, etc.), las vallas y las puertas deben combinar con el estilo de la casa y el jardín, pero también con el entorno. Por ejemplo, las celosías quedan mejor en casas de campo que en la ciudad.Antes de nada, piensa bien qué valla eliges porque, además de las propiedades deseadas (por ej., impedir que niños y animales entren o salgan, barreras ópticas, protección contra el viento, etc.), las vallas y las puertas deben combinar con el estilo de la casa y el jardín, pero también con el entorno. Por ejemplo, las celosías quedan mejor en casas de campo que en la ciudad.
Una vez elegida la valla, ya puedes empezar: coloca la valla, incluidos los elementos para la puerta y los postes, donde quieres levantarla después y, con un tendel.

Con una broca larga, perfora los orificios de guía en los que más adelante enroscarás los cimientos atornillados junto con los postes.

2. Montaje de la valla

Ahora debes fijar los postes a los cimientos atornillados galvanizados (en este punto, los postes ya están perforados para atornillarlos) y girar los cimientos y los postes para hundirlos en el suelo. Asegúrate de que la sujeción en el suelo es buena y coloca los postes en vertical.

Atornilla el soporte galvanizado de la valla a la altura de los travesaños.

Y ahora monta los paneles de la valla (las maderas escuadradas sirven de soportes provisionales) y atorníllalos de nuevo a los soportes de la valla.

3. Montaje de la puerta

Coloca los herrajes de acero galvanizado en la puerta y marca su posición en los postes.

Ahora perfora los orificios correspondientes y atornilla las bisagras. Con una abrazadera de fijación, sujeta una madera escuadrada a la puerta. Esta te servirá de soporte horizontal. 

Para terminar, coloca el picaporte: primero fija la pieza derecha; así podrás ajustar mejor la pieza izquierda.

Visión general de los anclajes para el suelo

Además de los cimientos atornillados que se utilizan en las instrucciones, existen otras posibilidades para anclar los postes al suelo:


- Base/zócalo para atornillar en mampostería o suelos de hormigón
- Anclaje para hormigón en U para hormigonar (para vallas de hasta 120 cm de alto)
- Anclaje para hormigón en H para hormigonar (para todo tipo de vallas)
- Anclaje para suelo para clavar en suelos esponjosos
- Anclaje universal para suelo con cabezal ajustable para clavar en suelos rocosos y compactos
 

Protectores contra la lluvia

Los protectores contra la lluvia o capuchones para la valla protegen la madera de las inclemencias del tiempo y además adornan los postes.

Materiales y herramientas

- Destornillador

- Taladro

- Elementos de valla de madera, postes y puerta de jardín incluidos. Accesorios según sea necesario

- Clavijas

- Tornillos correspondientes para los poste

- Guías

- Abrazadera

- Nivel de aire