Cómo pintar una barandilla de balcón desgastada

Algas, hongos, líquenes, musgo, larvas de carcoma, madera agrietada y decolorada… El sol, el viento y las plagas afectan a las piezas de madera situadas en el exterior. Por eso es importantísimo cuidar las superficies. Si aplicas regularmente una capa gruesa de un barniz impermeable que regule la humedad, protegerás el material y el color de los tablones de madera de la barandilla de tu balcón.

Atención: los marcos de las puertas y ventanas de madera también necesitan una capa de barniz con regularidad.

1. Mantenimiento de la barandilla del balcón

A menudo, en el exterior se utilizan maderas de coníferas económicas como el pino o el abeto. Sin embargo, estas maderas son atacadas por hongos azules (que dejan unas manchas en la madera), lo que acaba permitiendo que el agua penetre más fácilmente en la madera y estropee las fibras.

La madera de la imagen no ha recibido cuidados desde hace mucho: ha llegado el momento de sanearla. Las grietas y las capas de algas en la madera descolorida no solo perjudican su aspecto sino que suponen un riesgo para la seguridad porque la madera está carcomida y se vuelve quebradiza.

En primer lugar, retira las tablas de la barandilla de una en una. Si etiquetas cada uno de los paneles, después te resultará más fácil volver a colocarlos.

Después de limpiar concienzudamente las tablas, elimina todo el barniz. Si la madera todavía presenta manchas, líjala hasta que estas no sean visibles (si es necesario, sustituye las tablas por otras nuevas).

Atención: si barnizas la madera con regularidad, basta con lijar el barniz de capa gruesa antes de volver a barnizarla.

Aplica primero una capa de imprimación. Esta protegerá la madera contra los hongos y el moho, permitirá una adherencia óptima del barniz y dejará una superficie lisa.

Atención: utiliza el conservante de madera con precaución y, antes de hacerlo, lee la etiqueta y la información del producto. 

Cuando la imprimación se haya secado (sigue las instrucciones del fabricante), aplica el barniz. Al hacerlo, haz pinceladas largas paralelas al veteado de la madera; así la superficie quedará uniforme. Deja que el barniz se seque por completo antes de volver a colocar la tabla en la barandilla.

Atención: si es necesario, cuando la primera capa de barniz se haya secado puedes aplicar una segunda capa.

Galería de imágenes de pintar barandilla de balcón desgastada

Renovación de la capa de barniz

Las superficies de madera están protegidas contra el viento y las inclemencias del tiempo cuando el barniz está intacto. En general, hay que volver a barnizar cada tres o cinco años. Por lo tanto, debes comprobar con regularidad si hace falta aplicar otra capa protectora. Para hacerlo hay un truquito: deja un paño húmedo sobre la madera barnizada. Si pasado un rato la madera se vuelve oscura, eso significa que el barniz ya no está intacto y, por lo tanto, hay que volver a barnizarla.